> RINOPLASTIA

Cirugía que modifica la forma y el tamaño de la nariz, mejorando la armonía facial. También corrige problemas congénitos y respiratorios.

  • Tiempo de recuperación: 1 / 2 semanas. 

La cirugía de la nariz, también conocida como rinoplastia, es uno de los procedimientos más frecuentes de los realizados en la cara y demanda la amplia formación del cirujano tanto en estética como en funcionalidad nasal. Existen múltiples razones por las cuales una persona quiere realizarse una rinoplastia, entre ellas, la insatisfacción de su propia nariz, los cambios que sufre la nariz con el paso de los años, traumatismos y necesidad de mejora respiratoria, aprovechando la cirugía para favorecer la forma de su nariz.

Basándonos en un estudio fotográfico y con la ayuda de un software especial para cirugía nasal, mejoramos la forma de la nariz de acuerdo al rostro de cada persona, analizando las medidas tanto de su cara como de su nariz para realizar el plan de los cambios que necesitaremos. Podemos hacer una cirugía virtual para que usted, como paciente, tome parte en los cambios y pueda ver cómo se verá su cara con la nueva nariz, tanto de frente como de perfil. Así usted estará más seguro del cambio que quiere realizar y también yo, como cirujano, voy a poder saber qué es lo que usted como paciente desea. 

En la cirugía de la nariz, es imposible separar la estética de la funcionalidad. Todo lo que mejore la estética nasal puede tener consecuencias negativas a nivel funcional si se extrae tejido en exceso. Por ello, en las técnicas de rinoplastia actuales reforzamos y damos soporte a las estructuras para cambiar la forma y si quitamos algo de tejido lo reconstruimos. Así obtenemos resultados totalmente naturales y duraderos tanto en la estética como en la funcionalidad.

La incisión necesaria para hacer esta cirugía varía de acuerdo a los cambios que se necesiten. Hay narices que requieren cambios mínimos y las incisiones son sólo internas; si los cambios son más grandes hacemos incisiones externas pequeñas en la columela o en la base de las nasales, pero siempre de la base de la nariz hacia dentro y no hacia fuera como se hacía antes y eran muy visibles. En el mismo procedimiento también realizamos abordajes endoscópicos sobretodo ante un problema de funcionalidad nasal. Estas incisiones quedan camufladas y son prácticamente invisibles. Con estas nuevas vías de abordaje obtenemos unas mejores y más naturales narices.

Una vez realizadas las incisiones y liberada la piel, procedemos a esculpir, reforzar y reconstruir los cartílagos y los huesos de la nariz para lograr el resultado deseado. Cuando se ha culminado el procedimiento procedemos a colocar un vendaje que ayuda a mantener la nueva forma de la nariz durante la primera semana y desde hace varios años en la mayoría de los casos no colocamos taponamientos nasales.

 

 

 

 

atrás
adelante